LLÁMENOS EN ARMENIA - Teléfono: +57 (6) 746 9895 - Celular: 310 384 0427
 
 
ALERGIA CLÍNICA INMUNOVIDA - Inicio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Alergias

 

 

¿QUÉ ES UNA ALERGIA?

 
 
Es una condición clínica caracterizada por el desarrollo de una reacción inmune disfuncional frente a un antígeno exógeno (alérgeno). Esta respuesta, que se traduce en la síntesis y secreción de anticuerpos específicos tipo IgE origina una reacción de hipersensibilidad inmediata como resultado de la secreción de mediadores producidos por los mastocitos y los basófilos. Por su parte, la atopía es una condición clínica cuyo rasgo distintivo es la producción exagerada de anticuerpos tipo IgE y está asociada a la aparición de enfermedades alérgicas, si bien no todos los individuos con atopía desarrollan las manifestaciones clínicas de la alergia.

El sistema inmune nos defiende contra elementos "extraños", presentes en el aire que respiramos, en la comida, en las cosas que tocamos y en los medicamentos que utilizamos para tratar las enfermedades. Una defensa muy común son los denominados anticuerpos. En ciertos individuos los elementos extraños son vistos por nuestro sistema de defensa como peligrosos para el organismo. Y éste, monta defensas muy efectivas contra estas sustancias consideradas como perjudiciales. Entre estas defensas sobresale una clase especial de anticuerpo llamada Inmunoglobulina E.

La alergia es el mecanismo de defensa que se produce contra esas sustancias extrañas. Todas las sustancias extrañas que producen alergia, las denominamos alérgenos.
 
 
 
ALERGIA CLÍNICA INMUNOVIDA - alergias
 
 
 
 
 

Espectro Clínico

 
La enfermedad alérgica se manifiesta, desde el punto de vista clínico, como rinitis, conjuntivitis, asma, fiebre del heno, urticaria, eczema, edema angioneurótico o dermatitis de contacto. La anafilaxia, es una reacción alérgica sistémica caracterizada por el desarrollo de hipotensión y dificultad respiratoria a consecuencia de edema de la laringe o broncoespasmo.
 
 
 

Importancia epidemiológica

 
De acuerdo con la información disponible cerca de 40% de la población general es atópica, como lo demuestran los resultados positivos de las pruebas cutáneas realizadas con alérgenos específicos. Las enfermedades alérgicas generan una gran morbilidad y afectan de manera importante la calidad de vida del paciente; además, representan un motivo de consulta frecuente y una fuente importante de consumo de los escasos recursos en salud.

De las distintas formas de presentación de la alergia, sin duda alguna las más frecuentes son la rinitis alérgica y el asma bronquial alérgico, sobre todo en la población pediátrica y de adultos jóvenes.
 
 
 
 

 

¿QUÉ DAÑO NOS CAUSA LA ALERGIA?

 
 
Como la alergia es un mecanismo de defensa ante el medio exterior, estas enfermedades se presentan en aquellas partes del cuerpo que se ponen en contacto con el medio ambiente, como son: la piel, el aparato respiratorio y el aparato digestivo. Uno de los avances más recientes en este tipo de enfermedades es conocer que son inflamatorias. La reacción alérgica produce inflamación en los tejidos en los cuales se lleva a cabo. Por ejemplo, si tenemos alergia en la nariz (Rinitis), la mucosa nasal presentara inflamación que continuará en ese sitio, aunque en ese momento no se perciba ningún síntoma. Igualmente pasa en los bronquios con el Asma, o en la piel con la Urticaria y la Dermatitis atópica. En el caso de la Rinitis, si no se trata adecuadamente, la mucosa en el sitio de reacción se va alterando; se puede inflamar lesionando el tejido e incluso puede llegar a aumentar de tamaño ciertas estructuras internas de la nariz llamadas cornetes, y en ocasiones formar pólipos. En el Asma, los bronquios se van alterando a medida que la enfermedad avanza.
 
 

Factores de Riesgo

 
 
Hasta la fecha se han identificado varios factores de riesgo de enfermedad alérgica. En primer lugar, los estudios genéticos muestran que la concentración total de IgE en suero y la capacidad para sintetizar anticuerpos IgE específicos dependen, en alguna medida, de la carga genética del individuo. Es así como el péptido codificado por un gen localizado en el cromosoma 5, interviene en los procesos de regulación de las concentraciones totales de IgE, mientras que la expresión de otro gen ubicado en el cromosoma 11 se asocia con el desarrollo de un fenotipo atópico.

La edad y el sexo del individuo parecen ser factores importantes, pues la alergia suele afectar con mayor frecuencia a los niños que a las niñas, si bien tal diferencia en la distribución por sexos es menos evidente después de la adolescencia.
 
 
 
Por otra parte, en todos los grupos de edad, los hombres tienen una concentración de IgE total más alta que las mujeres. Otras condiciones capaces de promover el desarrollo de alergia comprenden, la exposición a contaminantes ambientales, el consumo de tabaco y las infecciones (en especial aquellas de etiología viral). Si bien los individuos expuestos a un alérgeno en las etapas iniciales de la vida tienen un riesgo más alto de desarrollar enfermedad alérgica, con respecto a aquellos en quienes dicha exposición ocurre a mayor edad, no existe evidencia definitiva que demuestre que la reducción de la carga de alérgenos en el hogar reduzca la posibilidad de sensibilización.

La sensibilización a componentes de la dieta, especialmente la leche, los huevos y el pescado, es un hecho frecuente durante la infancia y la experiencia clínica demuestra que la eliminación de los "alimentos alergénicos" de la dieta diaria, reduce la severidad de algunas enfermedades alérgicas.
 
 
 
 

 

SÍNDROMES ALÉRGICOS

 
 
Actualmente es un consenso considerar la alergia como una enfermedad inflamatoria sistémica. Lo cual implica el compromiso simultáneo de varios órganos. Aunque este nuevo paradigma suma apenas dos décadas, el compromiso sistémico había sido observado desde las descripciones iníciales de la patología alérgica.

Charles Blackey, durante su investigación experimental clásica sobre la fiebre del heno (1873), no solo advirtió que la inhalación de polen desencadenaba “ataque violento de estornudos y secreción copiosa desuero muy líquido” por la nariz, si no que en el curso de unas horas aparecía “sentimiento de cansancio en todo el cuerpo”. A pesar de ese consenso, llama la atención que los textos de alergia presentan solo grandes síndromes: la llamada “diátesis alérgica” (dermatitis atópica, asma, rinitis), la urticaria, la alergia medicamentos, la alergia himenópteros, los llamados cuadros de hipersensibilidad/intolerancia alimentos y la anafilaxia.

  • AUTISMO
  • DEFICITD DE ATENCION
  • REUMATISMO PALINDROMICO Y ARTRITIS REUMATOIDEA
  • SINDROME NEFROTICO Y ALERGIA
  • MIGRAÑA
  • ESQUIZOFRENIA
  • HIPERACTIVIDAD
  • SINDROME DE EKBOM
  • SINDROME DE TENSION
  • FATIGA
  • INFARTO DEL MIOCARDIO
  • ENURESIS
 
 
 
ALERGIA CLÍNICA INMUNOVIDA - síndromes alérgicos
 
 
 
 
 

Alergia Al Látex

 
La primera reacción por látex se describe en 1927, por stem; pero esta alergia emergente, que es relativamente nueva en cuanto a su descripción como patología médica, comienza a describirse en la literatura a finales de los años setenta, sus reportes continúan en forma progresiva, hasta llegar a convertirse en un problema de salud pública. Inicialmente las reacciones se describieron con personal de salud, pero posteriormente, se extendieron a otras profesiones. Finalmente, se describió como patología asociada con contacto con otros alérgenos en lo que hoy conocemos como reacciones cruzadas látex-frutas.
 
 
 

Alergia A Las Picaduras De Himenópteros

 
Las picaduras de insectos del orden de los himenópteros (básicamente abejas y avispas) causan manifestaciones clínicas variadas, incluyendo reacciones alérgicas sistémicas severas, como la anafilaxia, en pacientes que han desarrollado alergia mediada por IgE a los componentes del veneno. La anafilaxia puede representar un riesgo vital. Aunque la mayoría de picaduras de insecto producen reacción local, situaciones potencialmente mortales ocurren tanto en niños como en adultos.
 
 
 
 

 

¿CÓMO DISMINUIR EL POLVO EN LA CASA, ALCOBA O HABITACIÓN?

 
 
  • Alcoba o Habitación: Se recomienda superficies lisas, ordenadas y fáciles de limpiar. Objetos como adornos, discos, equipos, cassette, televisión y animales de peluche, se deberán colocar en gabinetes o cajones cerrados o tenerlos fuera de ella. Evite usar su alcoba como biblioteca o estudio.

  • Colchones: Forre los colchones con cubiertas herméticas. Tanto colchones como almohadas, se deben aspirar frecuentemente o colocarles fundas antialérgicas para protegerlos del polvo.

  • Ropa de Cama: Las cobijas y almohadas se deben lavar semanalmente con agua caliente. El agua fría no mata los ácaros. Las cobijas y almohadas de plumas se deben forrar con fundas antialérgicas o cambiarlas por las de fibra sintética.

  • Alfombras: Las alfombras son un excelente reservorio para los ácaros, esporas de hongos, caspa de animales y otros alérgenos. Las alfombras se deben aspirar por lo menos dos o tres veces a la semana. Se recomienda el uso de pisos de madera, cerámica o caucho. Las alfombras colocadas sobre pisos de cemento, aumentan la humedad y por lo tanto contiene altos niveles de ácaros. Los pisos lisos deber ser trapeados diariamente.
 
 
 
  • Aspirar: Es esencial la limpieza del hogar. La aspiradora dispersa el polvo en el ambiente, por lo tanto, se recomienda que las personas alérgicas usen mascara mientras aspiran. Los muebles tapizados se deben aspirar y las superficies lisas se deben limpiar con trapos húmedos. Se recomienda la limpieza general de la casa por lo menos cada tercer día y evitar hacer aseo en presencia de niños alérgicos.

  • Humedad y Aire Acondicionado: Importante mantener el ambiente con un porcentaje de humedad menor del 50%, para reducir el crecimiento de los ácaros del polvo y los hongos. El aire acondicionado ayuda a controlar la humedad; también mantiene limpio y fresco el aire dentro de la casa, evitando que se filtre el del exterior. Su efectividad es mayor si se limpian y cambian los filtros frecuentemente, pues allí pueden acumularse hongos. Si no existe el aire acondicionado es importante mantener muy bien ventiladas las habitaciones permitiendo el flujo libre del aire.